Información Útil

Menú General

Información Útil

Curriculum Vitae

A la hora de buscar empleo, los solicitantes se encuentran frente a un mercado laboral complejo marcado por las exigencias de las empresas y con un numero importante de personas que optan al mismo puesto. Ante tanta competencia, el Currículum Vitae es el primer contacto con la compañía y el paso inicial en el proceso de selección. Por lo tanto, es primordial que sea lo más claro y completo posible.

La finalidad de este documento es conseguir una entrevista con el departamento de RRHH de la empresa. Para ello tiene que convencer a la persona que lo lee y al mismo tiempo despertar el interés por conocer al autor del currículum.

Contenido y forma del CV

La información del CV tiene que estar bien estructurada y agrupada en apartados. Una sección que ha de ocupar un lugar destacado son los datos personales donde se debe indicar el nombre y los apellidos, la dirección y al menos un teléfono de contacto para que la empresa pueda localizar al candidato. Otros datos como la edad o el estado civil son menos relevantes para algunas empresas. A través del apartado de formación la empresa puede saber mejor si el candidato reúne las condiciones adecuadas para el puesto ya que incluye los estudios académicos, títulos, especialidad, cursos complementarios. Es recomendable señalar el centro y el año en que se llevaron a cabo esos estudios y hay que tener en cuenta que los departamentos de personal valoran no sólo una formación sólida sino también constante y continua. Relacionado con este punto, se halla el conocimiento de idiomas en el que se tiene que indicar el nivel y las titulaciones que se poseen. Es mejor no mentir en cuanto al grado de conocimiento de un idioma porque es posible que hagan la entrevista en esa lengua. También pueden realizarse pruebas de las habilidades informáticas, otro aspecto importante que hay que destacar en el CV indicando los programas y aplicaciones que se conocen, siempre que estén relacionados con el puesto de trabajo.

Uno de los apartados clave es la relación de la experiencia profesional donde no basta con indicar el cargo, las fechas y el nombre de la empresa. Los departamentos de RRHH valoran cada vez más a la explicación de las funciones y las responsabilidades asumidas en cada empleo. Por último, se puede añadir información complementaria para dar una idea del perfil del solicitante. Estos elementos pueden ir desde las aficiones e intereses personales a detalles como la posesión de carnet de conducir, la disponibilidad para viajar y cambiar de residencia o la limitación de horarios.

Toda esta información se puede organizar de maneras muy diversas, siempre que aparezca de forma clara y ordenada. Algunas empresas le dan importancia a la imaginación y la originalidad en el formato, mientras que otras prefieren modelos sencillos y estándares. El más utilizado es el cronológico donde los datos de la trayectoria académica, personal y profesional siguen un esquema temporal. Es muy importante incluir sólo la información más relevante y relacionada con el puesto de trabajo. Una variante de este tipo es el currículum cronológico inverso donde aparecen en primer lugar las experiencias más actuales y por lo tanto es idóneo si se ha tenido una trayectoria ascendente. Estos dos formatos junto al modelo funcional son los preferidos por las empresas. En este último, el contenido se organiza por temas y se adapta a las demandas de la empresa. Su utilidad está en que permite destacar los períodos más positivos e ignorar aquellos menos exitosos como problemas en alguna empresa o períodos de paro.

Otros tipos de CV son el mixto que combina el cronológico con el funcional, y el cuadrado donde se puede resaltar lo más interesante mediante un diseño moderno en forma de cuadros. También existe el modelo Kaleidoscope que tiene forma de cómic y es apropiado para profesiones creativas como diseñadores, dibujantes o publicistas. Los dibujos y el texto señalan las habilidades del solicitante en forma de diálogo con el seleccionador.

Consejos y errores más Comunes

La presentación del CV es un aspecto fundamental porque puede incluir errores decisivos en el proceso de selección ya que es un reflejo del solicitante. Lo recomendable es elaborar el currículum a ordenador con un papel de buena calidad de color neutro y utilizar sólo tinta negra o azul. Tampoco hay que dar la sensación de ahorrador utilizando un tamaño de letra pequeño, un interlineado estrecho o escribir por las dos caras del mismo folio. Además se recomienda no adjuntar certificados de titulaciones o cartas de recomendación.

La longitud tiene un papel destacado ya que no debe ocupar más de tres hojas por lo que es preciso ser claro, breve y conciso. Los textos largos y con un lenguaje técnico o literario pueden provocar la pérdida de atención del seleccionador y dar la sensación de petulancia. Hay que eliminar la información irrelevante (notas académicas o pequeños trabajos extras), falsa o que sea perjudicial pero sin dejar periodos en blanco en la trayectoria. Y sobre todo hay que revisar especialmente la ortografía, sintaxis y los signos de puntuación ya que este tipo de incorrecciones dan una imagen muy negativa.

Peculiaridades del CV por Internet

El CV enviado a través de Internet ha de cumplir con los mismos requisitos que los que llegan por medios tradicionales, sin embargo tiene algunas características propias. Por ejemplo, hay que prestar atención a los elementos de diseño y eliminar detalles como cursivas, subrayados o negritas, que se sustituirán por asteriscos, mayúsculas o guiones. Además hay que evitar que el archivo ocupe mucho espacio y no enviar fotografías ya que pueden ralentizar la recepción del currículum. Y sobre todo comprobar que no tiene ningún virus.

Muchos departamentos de personal consideran como aspecto positivo el envío de CV por Internet ya que demuestra que la persona tiene iniciativa y habilidad en el manejo de las nuevas tecnologías, un aspecto favorable en el proceso de selección.

Modelo europeo común de curriculum vitae

El modelo común de CV europeo se ha diseñado previa consulta a los Estados miembros, a expertos, organizaciones y agentes sociales tanto a escala nacional como europea, a través del Foro Europeo de Transparencia de las Cualificaciones, cuyo representante español es el Instituto Nacional de Empleo (INEM); el documento final ofrece un perfil de las cualificaciones, las competencias (incluidas las adquiridas al margen de los sistemas formales) y la experiencia laboral de los ciudadanos, así como su historial educativo y de formación, de manera que permita a las empresas y a los centros de educación y formación evaluar mejor las capacidades de cada individuo.

Este modelo fue adoptado por la Comisión Europea el 11 de marzo de 2002

Sede Desarrollo